24h Extremadura.

24h Extremadura.

El obispo auxiliar de Mérida-Badajoz apoya la creación de una iglesia inclusiva y acogedora

El obispo auxiliar de Mérida-Badajoz apoya la creación de una iglesia inclusiva y acogedora

BADAJOZ, 25 Nov.

El nuevo arzobispo coadjutor de Mérida-Badajoz, Monseñor José Rodríguez Carballo, ha manifestado este sábado durante su toma de posesión en la Catedral de Badajoz sus deseos de construir, desde su nuevo cargo, una iglesia "inclusiva y de puertas abiertas" donde "nadie se quede fuera".

Asimismo, tras abogar por una "iglesia-familia centrada en Cristo y descentrada por su cercanía" a todo el mundo, Rodríguez Carballo ha apostado por una institución "propositiva que no se refugie en una pastoral de nostalgia" y del "siempre se hizo así", y donde prime, en su lugar, una "nueva en su ardor, métodos y expresiones".

Como "urgencias" para su nueva comunidad diocesana, el arzobispo coadjutor entrante ha apuntado a la pastoral "familiar y vocacional", tal como le han transmitido hasta el momento algunos de los sacerdotes con los que se ha encontrado.

Línea similar ha seguido durante su homilía el arzobispo saliente y a quien Rodríguez Carballo sustituirá, Monseñor Celso Morga, quien ha definido a la Archidiócesis de Mérida-Badajoz como un espacio que se distingue por su "nobleza, sencillez, piedad y acogida sin exclusiones", algo que también ha destacado como "características propias" de los extremeños.

"En nuestra Iglesia de Mérida-Badajoz intentamos vivir esa unidad como un tesoro precioso de Cristo y del espíritu por encima de todas nuestras diferencias", ha asegurado Morga al tiempo que ha recordado a su sucesor que "solamente desde una verdadera y profunda unidad eclesial" será posible "trabajar sinodalmente en bien del evangelio".

En sus primeras palabras como arzobispo coadjutor, Rodríguez Carballo se ha definido, parafraseando una canción interpretada por los feligreses portugueses que divisaron por primera vez Badajoz, como un "contrabandista de amor" de su nueva comunidad, cuya tierra ya siente como propia y espera conocer con mayor profundidad y cercanía.

Tras definirse como un "portador de 'saudade' (nostalgia) y morriña" de su tierra y cultura gallega, el nuevo arzobispo ha asegurado que "ya" se siente "extremeño", al tiempo que le ha pedido a los feligreses de su archidiócesis que le acojan "con benevolencia" como a un "hermano y pastor" que está "necesitado" de su "fraterna ayuda y colaboración".

También ha prometido gastarse y desgastarse "a tiempo y a destiempo" por el "rebaño" que le ha sido confiado, así como entregarse en su misión de "salir al encuentro de las ovejas descarriadas" y sacarlas "de todos los lugares donde se dispersaron".

Como respuesta a la retórica pregunta de la iglesia diocesana con la que sueña, el gallego ha manifestado sus deseos de construir una institución "misionera hacia el mundo de las periferias", cuyo claustro sea el mundo, y donde se puedan "escuchar las preguntas y los desafíos" de la actualidad.

En este sentido, durante su predicación Morga le ha advertido que se encontrará con un presbiterio "sencillo, sin sutiles clericalismo, cariñoso, noble, sincero, alegre y culto", pero que tiene "fallos" con la "posibilidad de mejorar".

A modo de despedida, el arzobispo en salida, quien presentó su renuncia al Papa tras cumplir 75 años a comienzos de 2023, ha manifestado sentirse "muy contento, honrado y agradecido" por pertenecer "ya de por vida" al presbiterio de Mérida-Badajoz.

Morga, de origen riojano, asumió el cargo que hoy ha entregado entre autoridades como la presidenta de la Junta de Extremadura, María Guardiola, y unos 200 celebrantes entre sacerdotes, obispos, arzobispos y cardenales, en noviembre de 2014 y ha sido arzobispo titular de esta sede desde mayo de 2015 cuando el Papa Francisco aceptó la renuncia de Monseñor Santiago García Aracil.

Además de la asistencia del nuncio en España, Monseñor Bernardito Auza, ha habido una importante presencia de la comunidad franciscana ya que el nuevo arzobispo coadjutor fue ministro general de esta Orden durante una década, así como de algunos miembros del Dicasterio para la Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica, del que Rodríguez Carballo ha sido secretario hasta su actual nombramiento.

Tras su toma de posesión hoy en Badajoz, este domingo, 26 de noviembre, Rodríguez Carballo presidirá su primera eucaristía a las 12,00 horas como arzobispo coadjutor en la concatedral de Mérida.