Vecino de Azuaga bajo investigación por el uso de plaguicidas que resulta en la fatalidad de dos milanos reales.

Vecino de Azuaga bajo investigación por el uso de plaguicidas que resulta en la fatalidad de dos milanos reales.

MÉRIDA, 12 Sep. - La Guardia Civil está investigando a un vecino de Azuaga, en Badajoz, que utilizó plaguicidas altamente tóxicos para matar ratas, lo que provocó la muerte de dos milanos reales a los que cazaron.

El milano real es una especie protegida y catalogada como "Peligro de Extinción" tanto a nivel nacional como en la Unión Europea, por lo que su caza está prohibida. Uno de los ejemplares afectados formaba parte de un proyecto de conservación y llevaba un emisor GPS para su seguimiento.

El proyecto tiene como objetivo identificar y cuantificar las principales causas de mortalidad de especies como el milano real para promover su conservación en toda Europa.

En diciembre de 2021, técnicos del proyecto alertaron sobre la falta de movimiento de uno de los milanos reales debido a la señal del emisor GPS. A partir de ahí, la Patrulla del SEPRONA de la Guardia Civil, en colaboración con los Agentes del Medio Natural de la Junta de Extremadura, comenzó la búsqueda y encontró los cadáveres de las aves en una finca en Azuaga. Junto a ellos, se encontraron restos de una rata.

Ante la sospecha de que las aves murieron por ingerir sustancias tóxicas, se puso en marcha un programa para erradicar el uso ilegal de venenos que afectan gravemente a la fauna. Tras realizar las necropsias, se determinó que las aves fueron envenenadas con plaguicidas-insecticidas denominados "aldicarb" y "oxamilo". El primero está totalmente prohibido.

Los agentes enfocaron su investigación en las instalaciones agrícolas y ganaderas de las fincas colindantes, donde encontraron recipientes que contenían sustancias similares a las encontradas en los cuerpos de las aves. Estas sustancias eran utilizadas por el acusado para exterminar ratas.

Las muestras fueron enviadas al Laboratorio Central de Criminalística de la Guardia Civil en Madrid para su análisis, confirmando que se trataba de los mismos tóxicos encontrados en los cuerpos de las aves.

Con las pruebas obtenidas, el sospechoso fue interrogado como investigado por su presunta implicación en un delito contra la fauna. El individuo admitió haber utilizado los plaguicidas para envenenar a las ratas y, sin quererlo, causó la muerte de los milanos reales que las capturaron como alimento. El caso está en manos del Juzgado de Instrucción de Llerena.

Tags

Categoría

Extremadura