24h Extremadura.

24h Extremadura.

El nivel de agua en el Tajo alcanza el 80,3% y el Guadiana se encuentra al 51% de su capacidad esta semana.

El nivel de agua en el Tajo alcanza el 80,3% y el Guadiana se encuentra al 51% de su capacidad esta semana.

En medio de la sequía que afecta a gran parte de España, los embalses del Tajo y el Guadiana se mantienen con reservas hídricas preocupantes. Mientras que los embalses del Tajo se encuentran al 80,3 por ciento de su capacidad, los del Guadiana apenas alcanzan el 51 por ciento, lo que refleja la crisis que enfrenta el país en términos de abastecimiento de agua.

Esta situación se suma a la reserva hídrica a nivel nacional, que se mantiene en un 66,3 por ciento, cifra que no ha variado significativamente en la última semana. Según el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco), las escasas precipitaciones han contribuido a este panorama desolador.

En cuanto a las cuencas internas de Cataluña, existe un leve aumento en la reserva hídrica, llegando al 25,6 por ciento. Es importante destacar que los embalses del sistema Ter-Llobregat, que abastecen a importantes ciudades como Barcelona, están mostrando signos de recuperación, alcanzando el 26,77 por ciento de su capacidad.

La Generalitat de Cataluña levantó recientemente el estado de emergencia por sequía en el sistema Ter-Llobregat, lo que indica una mejora en la situación. Sin embargo, las precipitaciones en distintas regiones del país han sido insuficientes, con un máximo registrado en Girona de 11,8 litros por metro cuadrado.

Por regiones, se observa una gran disparidad en las reservas hídricas. Mientras que algunas áreas como el Cantábrico Oriental se encuentran bien abastecidas, otras como la cuenca mediterránea andaluza están en niveles preocupantes, con tan solo un 31,8 por ciento de capacidad.

En el caso de los embalses andaluces, se ha registrado una pérdida de agua por primera vez en el año, lo que indica una situación crítica. Por otro lado, a nivel general, los embalses de todo el país se encuentran por encima de los niveles del año pasado y de la media de la última década, lo que podría indicar una ligera mejoría en el abastecimiento de agua a largo plazo.

En resumen, la situación de los embalses en España refleja la urgencia de abordar la crisis hídrica de manera efectiva y sostenible. Con el cambio climático y las sequías cada vez más frecuentes, es crucial tomar medidas para garantizar un suministro de agua seguro y estable para todos los ciudadanos.